En los últimos años la pintura ha evolucionado muchísimo y en la actualidad se pueden encontrar un sinfín de alternativas que pueden hacer que tu vida sea mucho más fácil.  Tal es el caso de las denominadas como pinturas térmicas, que son aquellas que no solo dan el toque de color que quieres a las paredes de tu vivienda sino que además dotan a tus paredes de una mejora del aislamiento térmico. En este sentido, consiguen que las paredes se encuentren mejor aisladas y, por tanto, tu vivienda acaba siendo mucho más eficiente energéticamente. En este sentido, apostar por la pintura térmica implica un ahorro en tus facturas energéticas, aunque todo esto de nada sirve ni no cuentas con los contratos adecuados.

El cambio de comercializadora de luz

Cambiar de compañía de luz es importante cuando las tarifas energéticas que tienes contratadas no son las adecuadas. Por eso, aprovechando la inversión que has hecho en tus pinturas térmicas, es recomendable que encuentres una tarifa de luz para que dicho cambio realmente merezca la pena.

Para encontrar la compañías de luz que más se ajustan a tus necesidades lo mejor es utilizar un comparador de tarifas de luz, que es una herramienta online completamente gratuita que te permite filtrar los resultados de manera que puedes saber con qué compañías de luz pagarás menos.

¿Cómo la pintura te puede ayudar a ahorrar energía?

Lo primero que hay que saber para ahorrar energía con tu pintura es saber elegir los colores con los que pintar tus habitaciones:

  • Siempre es más recomendable los colores claros, especialmente porque estas tonalidades dotan a la estancia de una mayor luminosidad ya que los colores claros hacen rebotar la luz del sol.
  • Los colores oscuros son una buena opción cuando quieres pintar una habitación grande como es el salón. Y es que cuando se hace en una habitación pequeña, aunque quede bien, siempre esta estará más oscura que si tuviera colores claros. Además los colores oscuros pueden dar la sensación de que la habitación es más pequeña.
  • Por el contrario, si eliges un color para tu pared que combine con tus muebles – por ejemplo, el blanco es uno de los más habituales – lograrás la sensación de que la habitación es mucho más grande.

¿Merece la pena la pintura térmica?

La pintura térmica es una modalidad de pintura que cuenta con unas nanopartículas que dotan a la pared pintada de la capacidad de aislar la estancia térmicamente. Un invento que surgió para proteger las naves de la NASA y que ahora forma parte del día a día de nuestras viviendas. Por supuesto, hay que tener en cuenta que la pintura térmica no es lo mismo que una pared con rotura del puente térmico, como puede ser aquella que tenga poliestireno u otros materiales destinados a tal efecto, pero sí que está demostrado que es una pequeña ayuda para el aislamiento térmico tal y como demuestra este artículo. En este sentido, realmente merece la pena utilizarlo y además este tipo de pinturas son perfectas para prevenir humedades y, por tanto, para tener una casa mucho más saludable.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies